Canarias se consolida como primer productor de cactus del mundo

Santa Cruz de Tenerife, Canarias se ha consolidado como el primer productor y exportador de cactus del mundo al reunir, junto a Arizona (Estados Unidos), las mejores condiciones para este cultivo, que se vende en Emiratos Árabes, Dubai y China, según la Consejería regional de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación. Así lo indica el departamento autonómico en un comunicado en el que informa de que la titular del área, Pilar Merino, visitó hoy en Tenerife las instalaciones de la empresa Canary Cactus, primer productor y comercializador de cactáceas del mundo, con seis millones de ejemplares al año de unas 3.000 variedades distintas, de los que el 90 por ciento se dedican a la exportación. Merino acudió al centro que Canary Cactus tiene en Güímar, Tenerife, junto al alcalde del municipio, Rafael Yanes. Según destacó la consejera, “se trata de una empresa modélica, innovadora y tecnológicamente avanzada”, capaz de producir y seleccionar su propio material genético, que ha alcanzado un alto nivel de excelencia y calidad de producción, con ejemplares de hasta 25 años que llegan a alcanzar unos 8 metros de altura. Fundada por el alemán Norberto Kropf, presente en la visita, la empresa Canary Cactus tiene su origen en la década de los 80 del siglo XX en una pequeña finca en Candelaria, sur de la isla de Tenerife, y ha tenido que sortear dificultades diversas (incluida la tormenta tropical Delta, el 28 de noviembre de 2005), hasta convertirse hoy día en puntera del sector ornamental en Canarias. Posee unas 40 hectáreas entre dos fincas ubicadas en los municipios de Güímar y Arona. Casi el cien por cien de la producción se exporta en su gran mayoría a los mercados del continente europeo y los países asiáticos, y hay planes en marcha para emprender un proceso de expansión en África. Uno de los destinos que está generando mejores expectativas en los últimos tiempos es el de Emiratos Árabes Unidos, asociado al suministro para hoteles de lujo y campos de golf. Canary Cactus trabaja por término medio con seis millones de plantas y comercializa unas 200 variedades diferentes -algunos ejemplares llegan a superar los quince años- y dispone además de muestras de casi 3.000 variedades para investigar su posible aprovechamiento. El requerimiento más importante en la explotación de los cactus y demás familias que conforman el grupo de las plantas suculentas (que incluye el aloe, el ágave o las euphorbias) es la cantidad y calidad de sus horas de sol, lo que convierte a las islas y Arizona en uno de los mejores puntos del planeta para su desarrollo. En sus instalaciones se realiza todo el proceso de manera integral: semillas, polinización, plantado, engorde y distribución. De hecho, el 95 por ciento de las plantas comercializadas tienen una genética propia diseñada por Canary Cactus, que tiene unas 90 personas empleadas.

Agencia, EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.