Abono

Los abonos químicos

Abono de los Cactus.

Una vez que tenemos a nuestra planta instalada en su maceta, empieza una vertiginosa carrera hacia la adaptación. Para eso usa una información genética que le da las pautas a seguir para aclimatarse a nuestro medio. El uso de abonos es una bomba dentro de ese proceso, que puede provocar excelentes resultados o fatales consecuencias.

abono-liquido

Son elementos químicos básicos para la nutrición de las plantas. Son consumidos en gran cantidad por éstas, y la falta de alguno de ellos puede traer consigo un mal crecimiento. De la misma manera, un exceso puede provocar bloqueos que impidan la absorción de éstos por las plantas. Los macroelementos que aparecen en cualquier fórmula comercial son:

N / Nitrógeno. Incita el crecimiento de la planta. Los cactus reaccionan de forma inmediata si detectan este elemento en el entorno de la raíz. Su falta provoca una parada de crecimiento y empeoramiento del aspecto general de la planta con coloraciones raras. Podemos definir al nitrógeno como el factor principal del desarrollo de las plantas. Los cactus, singularmente, no necesitan grandes cantidades de éste para prosperar relativamente bien.

P / Fósforo. Potencia el crecimiento de las raíces y es fundamental para la formación de flores, frutos y semillas. Con una aportación adecuada de fósforo, podemos obtener floraciones espectaculares de nuestros cactus. La escasez induce un crecimiento pobre de las plantas, con escaso desarrollo del tallo y las raíces.

K / Potasio. Al igual que en los humanos la sal, el potasio es fundamental para evitar deshidrataciones. Los cactus, dadas sus características, tienen un sofisticado control para regular las pérdidas de agua en períodos de escasez. Una falta de este elemento reduce la resistencia del cactus al stress hídrico y puede provocar el colapso o la desecación de la planta, sus ramas o hijuelos.

Todos los abonos deberían llevar etiquetada la famosa fórmula N-P-K en sus envases, cosa que no siempre ocurre.

  • Los abonos químicos: Los oligoelementos.

Son elementos químicos consumidos en poca cantidad, a veces trazas, por las plantas.

Los principales son:

Magnesio, calcio, hierro, azufre, cobre, manganeso, cinc, molibdeno, bórax, etc.

Los fundamentales son:

Mg / Magnesio
. Podríamos incluir al Mg como un macroelemento ya que los cactus lo consumen en una apreciable cantidad. Es básico para la función de la fotosíntesis y la calidad de la clorofila de las plantas. Se intuye su escasez por una baja intensidad en la coloración de la planta, con tonos apagados y enfermizos.

Ca / Calcio. Influye en la formación de tallos robustos, desarrollo turgente de la planta, sistema radicular y formación de espinas y lanosidad vigorosas. Se detecta con facilidad su falta en cactus que lucen una pobre espinosidad aunque estén situados a pleno sol. Por el contrario, un exceso puede provocar un bloqueo en la absorción de hierro que desarrolla la llamada “clorosis férrica”, con amarilleamiento de la planta y decaimiento general de ésta.

El etiquetado comercial de los abonos.

Desde hace unos años, los fabricantes europeos se han visto obligados a reseñar en sus etiquetas la llamada fórmula N-P-K, el origen y la composición de la misma, la inclusión o no de microelementos y cuáles. En España, algunos fabricante se saltan esta norma a la torera. Por ejemplo, deberían decirnos si el origen del nitrógeno es urea animal, nitrato, o si el fósforo viene en forma de anhídrido fosfórico, etc. Si bien ello es trasparente para muchos compradores, si que tiene una gran importancia en la relación calidad-precio, ya que marcas de abono, haberlas haylas, pero muchas con dudosa calidad.

Rechacemos abonos mal etiquetados y chollos tipo “abono especial Pryca” si vemos que no especifica correctamente su contenido. Tomemos nota de la fórmula N-P-K, por ejemplo 7-7-10, y observemos si contiene microelementos o si se trata sólo de un abono básico. Conviene constatar si lleva Magnesio lo que constituye una buena propina para nosotros. Por cierto, si vemos un cuarto elemento en la fórmula, ejemplo 7-7-10-2, el 2 se refiere siempre al magnesio, elemento que según su proporción se incluye en los macros o micros a gusto del fabricante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.