Cactus

Cactus o Cactáceas

La palabra cactus procede del griego kaktós que es lo mismo que craso, grueso, gordo.

Son plantas suculentas, crasas, carnosas, espesas, las primitivas que existen, en constante mutación , de ahí la inmensa variedad de formas extrañas, extraordinarias, se diría venidas de otro mundo, de otro planeta. Pero, no… son de nuestro mundo y América es considerada como la patria de los cactus.

*Curioso es este mundo de los cactus. Los cactus son unas plantas que se adaptan a regiones y temperaturas que la gran mayoría de las plantas morirían sin ninguna duda.

*Pero antes quisiera decir que los cactus son plantas que están vivas, que necesitan agua
y sol para vivir. Mucha gente cae el la tontería que son plantas que se riegan poco y su
lugar favorito es al lado de una computadora.
Pues que se sepa solo un cactus es capaz de absolver las radiaciones electromagnéticas
y es el Cereus Peruvianus, pero como todo hay que demostrarlo científicamente.

*Pues bien los cactus viven en zonas áridas no en el desierto arenoso y con dunas,
en esos zonas áridas las lluvias son poca pero cuando llueve lo hace con una virulencia pasmosa, claro que así no llueve a gusto de todos ni en la cantidad que mas conviene,
por esa sinsustancias los cactus desarrollaron una técnica para coger la mayor cantidad de
agua en el menor tiempo posible y lo mas fundamenta resistir hasta que venga otro diluvio.

*Por este motivo debemos regar los cactus de nuestras macetas con mas cuidado y no dejar que se seque tanto la tierra que el cactus muera de sed.
En una maceta de plástico la humedad resiste mucho, pero cuando le da el sol directo las raíces tienen que aguantar unas temperaturas de muchos grados, tanto que los cactus mueren al no ser cuidados.

En una maceta de barro se oxigena mucho mejor la humedad desaparece en menos tiempo, con esto se evita la aparición de hongos, pero hay que regar mas que las anteriores macetas de plásticos.

  • ¿ Que es un Cactus ?

La familia puede estar representada por arbustos y hierbas suculentas, sus hojas reducidas se han transformado en espinas, para adaptarse a las zonas áridas. Los tallos son verdes
y columnares y hacer la misma función que las horas.

Las características que distingue a las plantas de esta familia es la areola, una especie de yema interna o embrión de rama, que tiene el aspecto de un manojo de espinas o pelos. En las cactáceas con cóstulas la areola se encuentran a lo largo de ellas; también aparecen en las axilas de las hojas o en el ápice de los tubérculos.

DSC00198.JPG
Las flores son vistosas con coloridos y formas esplendidas.

Las flores brotan del centro de una areola.

La mayor parte de las cactáceas tiene flores con ovario ínfero.

Visita este vídeo: Nombres de algunos de mis cactus.

La situación correcta

Los cactus viven a pleno sol, y prefieren ocupar un lugar donde reciban el máximo de luz solar.
Un lugar ideal son las ventanas orientadas hacia el Sur; en las orientadas al Este y Oeste
crecen los que no necesitan tanto sol, mientras que en las ventanas al Norte sólo crecen las
epifitas, como los Cactus de Navidad (híbridos de Schlumbergera). La posición óptima corresponde a una ventana donde las plantas reciban luz desde la parte superior y lateralmente.

Pero hay especies exigentes que sólo pueden crecer y vivir en invernaderos. Las especies que ofrece el comercio especializado pueden vivir en las ventanas soleadas.
Muchos cactus pueden estar al aire libre en verano, en la terraza o el balcón, siempre y
cuando estén protegidos de la lluvia.
La siembra del cactus

  • La tierra

abonos-organicos Existen muchas mezclas de tierra posibles. Su uso depende de la zona geográfica, el clima y la disponibilidad de los materiales necesarios. La más usual está compuesta de: 1/3 de Turba rubia, 1/3 de Turba negra, 1/3 de arena de río muy lavada de un grosor superior a 0,5 mm e inferior a 2 milímetros.

Es recomendable esterilizar la arena con agua hirviendo, con el fin de evitar futuros ataques de hongos.
Los tres tipos de tierra se mezclan y después se depositan sobre una malla de 2 ó 3 mm. También se puede añadir un poco de carbón en polvo para evitar la proliferación de parásitos.

¿Como se siembran?

La siembra de un cactus es una actividad que requiere paciencia puesto que para que una semilla se convierta en una planta adulta tienen que transcurrir unos seis meses.
El éxito de esta tarea depende de varios factores: la semilla, la tierra y los cuidados que se le brinden a la planta. Es posible que en el primer intento sólo sobrevivan dos o tres ejemplares.

Para evitar el ataque de hongos es aconsejable utilizar recipientes no demasiado grandes. Las macetas de plástico de 7 centímetros de diámetro son las más adecuadas.

En primer lugar, se rellena la maceta con la mezcla hasta una altura de 4 ó 5 centímetros que se debe compactar hasta dejar la superficie lisa. Después, se esparce una pequeña cantidad de semillas uniformemente. No es conveniente ocupar los bordes del semillero, porque en ellos las plántulas tienen muchas dificultades para sobrevivir.

Posteriormente, se pulveriza con agua y se cubre la tierra con una pequeña capa de arena de silicio. Es recomendable cubrir con un plástico transparente para conservar la humedad. No hay que olvidar hacer una pequeña perforación en la base del semillero para favorecer el drenaje. Entre riego y riego hay que dejar que la tierra se seque. Para tener resultados inmejorables, se debe regar cada dos días durante los cuatro primeros días de la semana y dejar los tres siguientes sin regar.

Cuando hayan crecido las plántulas, se podrán abonar cada quince o veinte días con el fin de acelerar su crecimiento. Al año ya se pueden trasplantar a macetas independientes.
Para evitar realizar presión sobre las espinas de un cactus a la hora del trasplante, el primer paso consiste en dar unos toques secos alrededor de todo el recipiente, favoreciendo así que la tierra se despegue de la maceta. Cuando el cepellón ya no esté adherido al tiesto se puede extraer el cactus, volteándolo sobre un viejo colador en desuso o utilizando una abrazadera de fijación ajustable de las que se utilizan con las trepadoras o arbolitos pequeños. Recurrir a los guantes de cuero o servirse de la ayuda de una hoja de papel doblada en varios pliegues también puede ayudar a trabajar con cactus.

De cualquiera de estas maneras se podrá retirar la tierra de las raíces y manejar como necesite la planta sin sufrir pinchazo alguno. El resto de la acción de trasplante se realiza de la misma manera que con cualquier otra planta.

  • Las Semillas

Las semillas constituyen el elemento más importante para que la siembra sea fructífera. Si éstas no están en buen estado, todo el trabajo será inútil. Lo mejor es emplear semillas de cosecha propia. En el caso de que se compren, hay que tener en cuenta que los sobres que se venden en la floristería, normalmente no dan buenos resultados.

Recolección y conservación de las semillas

La época en la que el cactus dé fruto es la adecuada para llevar a cabo la recolección de los granos. Es conveniente esperar hasta que el fruto esté completamente maduro, para que no se estropee al retirarlo de la planta. Después hay que dejarlas secar en un lugar soleado, pero no demasiado caluroso. Finalmente, se desmenuzan los frutos para sacar las semillas y evitar que éstas se pudran. Luego, se almacenan las semillas en sobres de papel etiquetados con la especie del cactus y la fecha de recolección.

 

  • El trasplante

quehacerwk1Para evitar realizar presión sobre las espinas de un cactus a la hora del trasplante, el primer paso consiste en dar unos toques secos alrededor de todo el recipiente, favoreciendo así que la tierra se despegue de la maceta. Cuando el cepellón ya no esté adherido al tiesto se puede extraer el cactus, volteándolo sobre un viejo colador en desuso o utilizando una abrazadera de fijación ajustable de las que se utilizan con las trepadoras o arbolitos pequeños. Recurrir a los guantes de cuero o servirse de la ayuda de una hoja de papel doblada en varios pliegues también puede ayudar a trabajar con cactus.

De cualquiera de estas maneras se podrá retirar la tierra de las raíces y manejar como necesite la planta sin sufrir pinchazo alguno. El resto de la acción de trasplante se realiza de la misma manera que con cualquier otra planta.

  • El injerto

injerto
Muchas veces, en los viveros, se pueden apreciar dos especies diferentes de cactus injertadas que forman una planta muy original. Para hacerlo hay que buscar ejemplares similares y seguir ciertos pasos. Se cortará con un cuchillo filoso la parte superior del cactus plantado en la maceta, y a la seleccionada ponerle el injerto. Luego, se cortará la parte inferior del segundo cactus, sosteniéndolo con un papel para evitar pincharse. Es fundamental que ambas superficies sean de dimensiones similares. Por último, se colocará el injerto sobre el cactus de la maceta y, una vez que esté centrado, sujetarlo con unas bandas elásticas para que se mantenga firme.

Dato: Se dice que se empezó a realizar estas practicas allá por lo años 1819.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.